Blog

18 / 04 / 2016

Buzos de rescate encuentran restos de helicóptero militar caído

El 22 de octubre de 2015 se reportó la caída de un helicóptero del ejército español a 40 millas al suroeste del Sáhara Occidental, la aeronave estaba tripulada por José Morales, Saúl López y Jhonander Ojeda , capitán, teniente y sargento respectivamente. Por ello el equipo de buzos de rescate de la armada española se embarcó en una sorprende y arriesgada maniobra para recoger los restos de la aeronave digna de ser analizada en una clase de buceo.

El capitán de corbeta Francisco Súnico fue el líder del equipo de buzos de rescate. El equipo estuvo compuesto por buzos de Canarias y Cartagena en una expedición que duro 9 días los cuales podrían fácilmente simular cualquier película de Hollywood por las condiciones extremas con las que estos buzos tuvieron que convivir, por ejemplo la presencia de heridos y la visita constante de tiburones. Para el capitán  Súnico ha sido la misión más difícil en 15 años de experiencia.

El primer equipo estaba compuesto por 5 buzos profesionales incluyendo especialista de equipo para el manejo del equipamiento. La expedición incluyo un helicóptero español para el transporte de material, y un helicóptero marroquí denominado Puma en el que iban los buzos profesionales con la finalidad de saltar al agua, el cual se efectuó desde una altura de 18 metros, lo que supuso un elevado riesgo. Al estar en el agua los buzos buscaron el punto de impacto, según la última localización registrada. Durante el proceso de búsqueda e inmersión aparecieron una gran cantidad de tiburones, alrededor de 10, por ello los buzos trabajaron en parejas y sólo con un cuchillo como herramienta de defensa para enfrentarse a amenazas existentes.

La situación comenzó a agravarse con el inicio de las corrientes las cuales enturbiaron el proceso de rescate. A los 5 días llegó un buque de refuerzo con todo el equipo que hacía falta incluyendo cámaras hiperbáricas y tiradores de precisión para defender a los buzos de los tiburones si estos atacaban, además del personal médico. Posteriormente los buzos especialistas cazaminas encontraron el helicóptero, pero las condiciones eran pésimas debido a la escasa visibilidad por los que los robots no podían sumergirse, esto se sumo a la profundidad y a la corriente que no permitía estabilizar la posición de los buzos en el agua. Luego de confirmar visualmente la localización. Los buzos no se acercaban al helicóptero por el grave peligro que significaba la puesta en escena de tiburones de 3 metros, pero la situación se agravo con la presencia de piezas de metales del helicóptero, una cortadura de algún buzo suponía un platillo apetecible para los escualos. A pesar de ello el grupo de buzos de rescate pudo certificar la presencia de tres cuerpos. El rescate fue igual un trabajo riesgoso en la que la prioridad era no perder ningún cuerpo, por lo que el equipo se dividió en dos para que uno se encargara de sacar los cuerpos y el otro de espantar a los tiburones. El día 30 se lograron extraer dos cuerpos y el 31 el tercero, esto porque durante el primer rescate se originó un accidente, debido a que los buzos no habían podido hacer la parada de descompresión. Finalmente el contratiempo fue solventado y se logró rescatar todos los cuerpos.

Estos eventos de rescate suponen asumir un gran reto en los que los buzos deben estar suficientemente capacitados para enfrentarlos. Por esa razón se hace imprescindible que los buzos asistan a cursos de buceo donde las clases contemplen  las estrategias a implementar en estos casos.

Scubatec Dive Center te ofrece el curso de buceo de rescate en Caracas, Venezuela, para que puedas estar capacitado ante cualquier reto que involucre rescate. El curso de rescate permite mejorar la confianza del buzo en el agua e incrementar las habilidades de auto-rescate y manejo del “stress”. Además, de desarrollar las habilidades de rescate de buceadores con problemas en un entorno acuático.